Sobre mí

No puedes elegir lo que te marca pero sí lo que te define.

Si hay algo que la terapia te puede aportar es libertad para elegir. La experimentas al conocerte, apreciarte y dirigir tus esfuerzos a las acciones que te llevan a un mayor bienestar.

Todo lo contrario a la frustración, desidia y ansiedad con la que puede que estés conviviendo ahora mismo si aún no has decidido probar este  camino.

Eso es de todo, menos libertad ¿verdad?​

Es ir dando tumbos, narcotizándote para no sentir el dolor, buscando culpables en los otros o en “las malas cartas” que te han tocado. Es mirar continuamente hacia afuera con el anhelo secreto de que algo o alguien cambie tus circunstancias. Y a veces eso pasa, pero no suele durar.

Conozco bien esos métodos. Soy la primera que ha intentado absolutamente todo para vivir desde el piloto automático y las excusas.

Pin It on Pinterest