Personas altamente sensibles

por | Nov 30, 2020 | Autoconocimiento

1. ¿Qué es la alta sensibilidad?

Dice la RAE que la sensibilidad es la “capacidad para sentir”. Y que sentir es “experimentar sensaciones producidas por causas externas o internas”.

Entonces cada vez que percibes un sonido, un olor, una imagen, un sabor o un tacto, estás utilizando tu sensibilidad. También cuando experimentas cualquier emoción o sensación corporal.

El sistema nervioso central es el encargado de procesar lo que percibes, es como un filtro.

Cuanto más afinado está tu filtro, más sensible es y más cosas capta.

¿Así que alta sensibilidad es “sentir mucho”?

Más bien es un umbral de percepción más amplio.

No solo sientes con más potencia si no que también percibes más estímulos de baja intensidad que para la mayoría son indetectables.

Igual que una pantalla de alta sensibilidad reacciona con un mínimo toque.

O como algunos animales con alta sensibilidad a estímulos que nosotros no captamos ni remotamente, como los ultrasonidos.

2. Personas altamente sensibles

Las personas altamente sensibles, también llamadas PAS, son las que cuentan con esta característica de alta sensibilidad de su sistema nervioso.

Su estudio es aún novedoso pero, según su principal investigadora Elaine Aaron, muy prometedor.

Hay evidencia de que el sistema nervioso de las personas altamente sensibles tiene sus peculiaridades, que se observan a través de imágenes cerebrales desde muy pequeñit@s, incluso bebés.

Esta característica innata se manifiesta en su psicología, influenciando su personalidad.

Mientras la comunidad científica se pone de acuerdo y avanza en la investigación del rasgo, es una realidad para muchas personas el efecto de la alta sensibilidad en su vida.

Cada vez se recogen más manifestaciones visibles de las personas altamente sensibles.

Incluso hay varios test para detectarlas, aunque es complicado medir la subjetividad de las características de personalidad.

Por eso te voy a describir con detalle cómo se expresa este rasgo en las personas altamente sensibles. Si la mayoría de las situaciones te representan es muy probable que tú también formes parte del grupo PAS.

  • No es “algo que diagnosticar”, porque no es ni un síntoma ni una patología.
  • Simplemente es un rasgo de personalidad, igual que lo es el carisma, la gracia o la antipatía.

 

Ser altamente sensible, ¿es bueno o malo?

Pocas veces esa pregunta tiene una respuesta absoluta. Tampoco en este caso. Piensa en las altas capacidades intelectuales… ¿son buenas o malas?

Porque una niña con altas capacidades cognitivas puede cosechar grandes éxitos académicos o un paso mediocre e inadaptado por el sistema educativo.

Eso sí, si se detecta temprano, se puede adaptar el sistema a las necesidades de la pequeña.

Lo mismo sucede con las personas altamente sensibles. Su condición provoca más retos o ventajas en función de sus propias circunstancias.

Si eres una persona altamente sensible, identificarte te sirve para mejorar tu autoconocimiento, desarrollar tu amor propio y ejercer tu autocuidado adaptado a cómo tú procesas las cosas.

Hablando en plata, te ayuda a ponértelo más fácil.

El primer cribado para personas altamente sensibles es reconocerse en estas 4 características, según la Asociación española de personas altamente sensibles:

U~|icon_search~|elegant-themes~|outline

Procesamiento profundo

La persona con alta sensibilidad procesa toda la información recibida de una manera intensa y profunda, reflexiona mucho y da muchas vueltas a los temas para comprenderlos mejor.

~|icon_loading~|elegant-themes~|outline

Sobreestimulación

Tiene facilidad para saturarse. Posee un sistema neuro-sensorial más fino de lo normal, por lo que la cantidad de información que recibe y procesa es mucho mayor que la de una persona que no es PAS.

~|icon_heart_alt~|elegant-themes~|outline

Intensidad emocional

Vive la vida con mucha emocionalidad. Su manera de experimentar la felicidad, tristeza, alegría, injusticia, etc. es muy intensa y va ligada a una fuerte empatía

y~|icon_volume-low_alt~|elegant-themes~|outline

Estímulos sutiles

La sensibilidad de sus cinco sentidos y de su empatía le permite captar sutilezas como pequeños cambios en el entorno o en el estado emocional de las personas que tiene a su alrededor.

¿Te has visto reflejada en las 4 características? Sin duda, sigue leyendo.

¿No te has visto? Pues sigue leyendo también, porque se calcula que 1 de cada 5 personas es altamente sensible. Seguro que compartes tu vida con más de una.

 

3. La mente de las personas altamente sensibles

La mente de las PAS procesa con profundidad y detalle la multitud de estímulos que reciben, incluso los más sutiles.

También tienen tendencia a rumiar los pensamientos y a sobre analizar.

Esto provoca saturación mental.

Piensa en lo que pasa en tu ordenador cuando abres un montón de ventanas y activas varios programas a la vez. Es probable que se colapse, ¿verdad? pues también lo hace el cerebro.

El procesamiento profundo que hacen de los estímulos y la tendencia al sobre análisis provoca que, habitualmente, el ordenador central de las personas altamente sensibles funcione a pleno rendimiento sin que se den cuenta.

Entonces llega la sobreestimulación o saturación. Se ralentiza la capacidad de razonamiento, se dificulta la concentración y aparece la niebla mental.

Dos personas arreglando un ordenador

Esto es muy frustrante y fuente de preocupación para las personas altamente sensibles, que no saben que lo son.

Cuando conocen su máquina y saben cómo funciona, solo tienen que tratarla en consecuencia. Evitar que llegue ese colapso o, cuando no es posible, saber acompañarse.

¿Qué haces tú cuando tu ordenador se satura? Reiniciarlo. Parar, darle un respiro mientras se repone y no llevarlo de nuevo al punto que lo hizo petar.

Una solución bastante intuitiva, pero comúnmente complicada para las personas altamente sensibles que tienden a forzar y a penalizar la saturación, porque les hace juzgar su rendimiento.

La sensibilidad los hace muy susceptibles a las críticas y a las opiniones ajenas. Se comparan despectivamente, cuando la realidad es que su funcionamiento es ligeramente diferente, pero no peor.

De hecho tienen muchas más facilidades en algunos sentidos.

VENTAJAS DE LA MENTE DE LAS PAS

Según la teoría de las inteligencias múltiples, la inteligencia intuitiva permite comprender y analizar situaciones sin la mediación del pensamiento lógico. La intuición permite traducir al razonamiento estímulos que se procesan subconscientemente.

Este tipo de conocimiento intuitivo o instintivo es muy útil en la vida diaria y es uno de los puntos fuertes de las personas altamente sensibles por diversas razones:

  • Facilita el pensamiento lateral: muy útil para la solución de problemas que no se resuelven con la lógica y que necesitan de caminos atípicos.
  • Apertura mental, curiosidad.
  • Favorece la creatividad y el análisis integral de las situaciones, es decir, no quedarse solo con las partes separadas, si no con el mapa completo.
  • Facilidad para aprender, muchas veces sin darse cuenta. Asimilan conocimiento sin mucho esfuerzo.
Mujer trabajando con inteligencia analítica

También destaca en inteligencia interpersonal, la que utilizamos para relacionarnos. A veces la PAS capta emociones en el otro que ni siquiera él está percibiendo. Bien utilizado puede ser de mucha ayuda.

La conexión con el instinto y la percepción de sus estímulos internos alimenta su inteligencia intrapersonal, la que permite comprenderse y potenciarse

Estas características son fundamentales en profesiones que se beneficien del análisis meticuloso, como investigación, peritaje, oficios técnicos…

RETOS DE LA MENTE DE LAS PAS

El sobre análisis que lleva a la saturación mental puede generar altos niveles de estrés si no se atiende y se mantiene en el tiempo.

Estrés que fácilmente se somatiza en personas altamente sensibles provocando problemas de salud físicos y psicológicos.

El análisis al detalle puede fomentar la indecisión y la parálisis por análisis, es decir, el exceso de reflexión bloquea la acción o “Mucho pensar y poco actuar”.

La dificultad para detener este torbellino mental a veces fomenta hábitos poco saludables en un intento de darle al botón de apagado.

Chica saturada de información

Además existe un conjunto de creencias comunes en las personas altamente sensibles que no juegan a su favor, como:

“Soy un bicho raro, nadie me entiende”

“Tengo la piel muy fina, no se me puede decir nada”

“Todos me juzgan y critican”

“Algo va mal en mí”

“Enseguida me bloqueo, tengo un bajo rendimiento”

Estas ideas se convierten en creencias porque se repiten constantemente en la sociedad de la productividad, la misma que se basa en que encajemos en lo que el sistema dicta.

Y al sistema no le gusta que desarrolles tu potencial, si no que rindas, que pases por el aro y sobre todo por caja.

Creerse todos estos juicios da pie a conflictos y complejos en las personas altamente sensibles, que suelen verse como una versión defectuosa de lo “normal”, mientras no trabajan su autoconocimiento y amor propio.

TIPS PARA LA MENTE DE LAS PAS

Si te identificas con las personas altamente sensibles, sigue estas recomendaciones para potenciar las ventajas de tu mente y enfrentarte a sus retos.

  • Es fácil dispersarse cuándo se captan tantos estímulos y hay tendencia a interesarse por muchas cosas.

Para que la saturación no te juegue una mala pasada, trabaja tu enfoque. En las tareas que te demandan mucho esfuerzo mental, organízate en bloques de alto rendimiento intercalados con otros de descanso.

En los de alto rendimiento céntrate solamente en la tarea mental, sin distracciones, aunque sea por unos minutos. En los de descanso mueve el cuerpo, estírate…pero no te sobrecargues con otra actividad mental como entrar en redes sociales o leer la prensa.

  • Tu cuerpo te ayuda a descansar la mente, la energía que consuma físicamente no puede ser utilizada en el sobre análisis.

Cuando notes que tu cerebro se empieza a ralentizar o a cargarse, aprovecha para tender una lavadora, ponerte a cocinar con una música que te motive, hacer deporte o simplemente parar 5 minutos a respirar conscientemente.

  • El orden es un gran aliado para tu mente.

Cuando tu cabeza es un caos, no te ayuda un ambiente igual de caótico, al contrario, te satura más.

Siempre que puedas elije un ambiente ordenado y minimalista para tus actividades intelectuales. Pocos estímulos que te distraigan y un entorno neutro (luz suave, sin mucho ruido ni olores estridentes). Relaja tu sistema nervioso para concentrarte la tarea.

  • Fomenta tu conexión con la naturaleza.

Está demostrado que tanto los baños de bosque como la cercanía con el mar favorecen la relajación de la mente, reduce el estrés y ayuda a tomar perspectiva.

4. Las emociones de las personas altamente sensibles

El mundo emocional de las PAS es muy rico. Sus emociones son intensas y cambiantes.

Muchas personas altamente sensibles acuden por primera vez a consulta por este motivo.

Sienten que viven en una montaña rusa emocional, que les sobrepasa su manera de sentir y que les hace reaccionar de manera impulsiva.

El modo en el que viven sus emociones influye en su vida y hasta en su identidad.

“A veces siento que me estoy volviendo loca”

Recuerda que el sistema nervioso de las PAS tiende a hiperactivarse, lo que también influye en las emociones.

Las emociones son reacciones a lo que percibimos.

Ira, tristeza, alegría… cada una se siente en el cuerpo de una determinada manera y necesitamos al sistema nervioso para sentirlas.

Si este está en un nivel de activación alto, también genera sensaciones en el cuerpo como taquicardia, sudoración, tensión, estómago revuelto…

Sumar emociones intensas a un nivel de activación alto fácilmente satura y colapsa el organismo.

Algunas emociones favorecen que la activación suba y, a su vez, el nivel de activación fomenta algunas emociones.

Cómo interpretan estos picos de activación nerviosa y emocional influye mucho en la autoestima de las personas altamente sensibles.

Mujer presa de berrinche

Fíjate en este ejemplo.

Sara es una mujer altamente sensible. Cuando está sobreestimulada tiene palpitaciones y se le acelera la respiración. Está tan habituada a vivir con esas señales que prácticamente no las percibe.

Ese estado de alerta la va estresando interiormente y hace que aumente su irritabilidad. Tiende a reprimir sus emociones, así que también se habitúa a la irritabilidad, lo que no ayuda a que cese.

Va aumentando la saturación y la intensidad del malestar emocional, pero ella no puede atenderse porque “Tiene que seguir funcionando”.

Hasta que pasa alguien o algo que detona el polvorín. Gritos, lágrimas, berrinche. Tras la explosión cae agotada.

Cuando Sara se tranquiliza y recupera la energía, piensa que ha perdido totalmente el control e interpreta que eso “no es normal”, y que “Algún cable debo de tener chispeando”.

Así que se juzga, se desprecia y se promete reprimirse y endurecerse…lo que va cocinando a fuego lento la próxima subida de tensión.

Piénsalo, si en tu casa se bajan los plomos cuando pones el horno y la lavadora a la vez, ¿qué haces? ¿Insistes e insistes a ver si mágicamente la red eléctrica no se colapsa? Porque probablemente se te pase el día sin colada ni asado.

Pues eso es lo que intenta Sara, una y otra vez el mismo bucle. Muy desgastante y doloroso.

Y esta es la realidad emocional de muchas personas altamente sensibles que desconocen su condición y que no saben manejarla.

Ten en cuenta que más o menos tod@s hemos recibido la misma educación emocional…o sea nula. Nos toca ponernos las pilas por nuestra cuenta.

Si eres altamente sensible no tienes que renunciar a tu riqueza emocional, al contrario. Puedes comprenderla, entrenarla, gestionarla…pero reprimirla no solo no es la solución, si no que se convierte en el germen del problema.

Así que si te has identificado con Sara puedo decirte que no, no estás loca. O por lo menos no más que el resto.

¿Cómo aprender a gestionar las emociones? Clic aquí.

VENTAJAS DE LAS EMOCIONES EN PAS

Las investigaciones sobre personas altamente sensibles muestran una actividad superior a la media en las áreas emocionales del cerebro (de ahí la intensidad emocional). También una activación superior de las neuronas espejo.

Estas neuronas espejo son claves para la evolución de la especie humana, ya que nos permiten aprender observando al otro y también captar sus emociones, la empatía.

Dos personas altamente sensibles compartiendo

La empatía es uno de los grandes puntos fuertes de las personas altamente sensibles. Sirve de gran ayuda para:

  • Establecer vínculos.
  • Enriquecer la conexión emocional.
  • Manejar conflictos relacionales.
  • Ayudar a otras personas a identificar y canalizar sus emociones.

Cuando las PAS se reconcilian con su sensibilidad y la ponen a trabajar a su favor, se convierten en grandes modelos de inteligencia emocional.

Aprenden a reconfortarse a sí mismas y fomentan su desarrollo personal, lo que les suele convertir en pioneras para su entorno.

Quieres cerca a una persona altamente sensible cuando necesitas aclararte. Su capacidad de análisis al detalle, su empatía y riqueza emocional puede convertirlos en grandes cuidadores y consejeros leales.

Disfrutan con intensidad de los pequeños detalles y valoran la belleza sencilla del día a día.

Fácilmente los verás conmoverse hasta la lágrima por un cielo estrellado o por una combinación de colores armoniosa.

Las emociones influyen directamente en la capacidad de aprendizaje y aportan riqueza a la comunicación. Otra facilidad para las personas altamente sensibles que desarrollan su inteligencia emocional

Estas combinaciones de características emocionales e intelectuales predisponen a muchas personas altamente sensibles a dedicarse al mundo artístico o terapéutico.

RETOS DE LAS EMOCIONES EN PAS

 Una persona altamente sensible peleada con su rasgo de alta sensibilidad se enfrenta a un compendio de retos emocionales como:

  • Tendencia a anestesiar las emociones, reprimirlas, temerlas incluso.
  • Reacciones emocionales exageradas o fuera de lugar.
  • Sentimiento de inferioridad, interpretan que la sensibilidad les hace débiles.
  • Limitaciones autoimpuestas como respuesta a la vergüenza y a la culpa por su personalidad sensible.

Como te decía antes, identificarse con lo negativo de la sensibilidad genera ideas de una misma muy despreciativas.

Porque no es lo mismo sentirte especial que “especialita”.

Disimular y reprimirse para ser aceptada y escapar del temido rechazo, les genera mucha tensión y malestar. Se cargan con una gran › autoexigencia para paliar lo que creen que es su debilidad.

Chica introspectiva en la naturaleza

Creerse estas ideas de sí mismas fomentan el miedo, la ansiedad y el catastrofismo, lo que a su vez aumenta el nivel de activación nervioso y el secuestro emocional (perder el control en manos de una emoción intensa).

De nuevo la combinación perfecta para sobre estimularse, saturarse y vivir en alerta continuada.

La elevada empatía también puede ser una manzana envenenada, ya que fácilmente se contagian de las emociones densas de otras personas, llegando a sentir la tristeza o el cabreo ajeno como si fuera propio.

Si no entienden su funcionamiento y no saben de dónde vienen estas emociones, se sienten muy confusas y desconcertadas, desconfían de sí mismas y construyen un autoconcepto negativo.

TIPS PARA LAS EMOCIONES DE LAS PAS

Si eres altamente sensible y tu mundo emocional te trae por la calle de la amargura, empieza por poner en práctica alguna de estas iniciativas:

  • Date el permiso de sentir tus emociones, crudas, sin juicio.

Es el primer paso para identificarlas, comprenderlas y expresarlas, en lugar de meterlas atropelladas en el cajón desastre de la represión.

La escritura es una gran aliada en este proceso, no la desestimes.

  • Rodéate de belleza y alinéate con tus propósitos.

Involucrarte con el sentido de tu vida y favorecer los estímulos agradables, beneficia tu emocionalidad.

Ambiente decorado con belleza
  • Pide permiso antes de leer el estado emocional de alguien en alto, puede ser intrusivo.

Evita, también, intentar añadir intensidad a la emoción ajena. La otra persona no es vulgar ni ruda por no sentir con el abanico de matices con el que lo haces tú.

  • Inteligencia emocional: Decide cuando te vas a exponer a según qué estímulos, teniendo en cuenta tu modo de sentir.

Si, por ejemplo, tienes pendiente ese documental sobre crueldad animal, no te lo pongas antes de ir a trabajar, porque probablemente va a afectar a tu ánimo y a interferir en tu desempeño.

  • Dosis hormética de drama: Lo que en grandes cantidades intoxica, en pequeñas dosis puede ser sanador.

Escoge un día (o los que te sienten bien y te puedas permitir) para darle salida al drama, recrearte en él, llorar como si no hubiera un mañana.

Probablemente este día te va a apetecer en la fase premenstrual de tu ciclo, si eres mujer.

Así vacías la presa con seguridad, para que no se desborde abruptamente en el momento menos pensado.

¿Sabes cómo reaccionan los edificios a los terremotos?

Los más rígidos son los menos resistentes. La tensión interna quiebra la estructura y se derrumban.
Los más flexibles son los que mejor resisten el temblor. Se diseñan inspirados en los sauces, capaces de soportar fuertes corrientes y ventiscas gracias a su capacidad de torsión y adaptación.

La sensibilidad no te quita la fuerza, te la quita la rigidez con la que pretendes frenar la sensibilidad. La negación de quien eres. El juicio sobre tu manera de ser.

La sensibilidad no te hace frágil, te hace maleable.

No te hace débil te hace resistente.

5. El cuerpo de las personas altamente sensibles

Para muchas personas altamente sensibles el cuerpo es territorio comanche.

Lo que pasa a nivel emocional y mental se refleja en el cuerpo y viceversa.

La sobreestimulación mental y emocional va ligada a un nivel de activación alto del sistema nervioso, estados dónde las sensaciones corporales no son agradables.

Aunque no nos guste, es lógico. Una alarma tiene que ser estridente para captar nuestra atención y que hagamos algo. Ignorar las alarmas provoca que el malestar se cronifique y se vuelva limitante

Es habitual que las PAS somaticen, es decir, que su cuerpo grite lo que mente y corazón callan.

Ansiedad, dolor de cabeza, inflamación crónica…muchas personas altamente sensibles sienten que son físicamente delicadas y también se juzgan por ello.

También los estímulos que se captan a través de los sentidos se procesan con mayor profundidad e intensidad.

Una cafetería ruidosa, con luces muy brillantes y mezcla de olores penetrante puede sentirse como un calvario en el cuerpo de una persona altamente sensible.

¿Viven, entonces, en una burbuja?

Ni mucho menos. La gran mayoría de PAS no saben ni que lo son y la variabilidad interpersonal es muy amplia. Muchas desarrollan gran resistencia al malestar o tienen vidas funcionales y satisfactorias, considerándose totalmente convencionales.

Ya sabes, la interacción entre la genética y el ambiente conforma la personalidad. Aquí te cuento en líneas generales cómo suelen relacionarse las personas altamente sensibles con sus cuerpos.

Mujer equilibrando su cuerpo
VENTAJAS DEL CUERPO EN PERSONAS ALTAMENTE SENSIBLES

Las PAS tienen facilidad para instaurar rutinas de autocuidado cuando aprenden a valorar la conexión con su cuerpo. Una conexión profunda y significativa, dónde se captan sensaciones internas que no están al alcance de tod@s.

El placer también se siente con potencia. Una comida rica, una caricia amable o un texto armonioso pueden desencadenar sensaciones muy gustosas en el cuerpo de las personas altamente sensibles.

Ni qué hablar del sexo y de las experiencias místicas. Llegan a estados de éxtasis intensos, que favorecen los estados de ánimo positivos, a la propia energía vital y a la comunión con el mundo y la naturaleza.

Al igual que son sensibles a la incomodidad física, lo son a la comodidad. Identifican con claridad cuáles son los factores que provocan confort físico y suelen reproducirlos en sus espacios.

Es muy agradable visitar el hogar o el negocio de una persona altamente sensible que pone en práctica esta cualidad. La temperatura perfecta, las texturas más agradables, decoraciones armónicas… El entorno ideal para las charlas trascendentales que tanto suelen disfrutar.

Es habitual que tengan tanta empatía corporal como emocional, es decir, por tu postura o por tus gestos pueden extraer información de cómo te encuentras. Incluso por cómo se escuchan tus pisadas en las escaleras pueden saber cómo ha ido tu día.

Y todo esto intuitivamente, recuerda que esta información tan sutil se capta a expensas del razonamiento, simplemente “lo saben”.

Como PAS tienen facilidad para transmitir a través de los sentidos. Por el mismo motivo que antes, si captan los pequeños detalles que marcan la diferencia, pueden utilizarlos a su favor.

Todas estas características pueden favorecer profesionalmente a las personas altamente sensibles que trabajen con el cuerpo propio o ajeno. Su sensibilidad aporta mucho a oficios como fisioterapia, medicina, entrenamiento, danza

RETOS DEL CUERPO EN PAS

Sobreanálisis mental, alta reactividad emocional, hiperactivación física…si existe un reto básico para el cuerpo de las Pas es mantener el equilibrio en los hábitos saludables:

  • Alimentación
  • Sueño/descanso
  • Movimiento

A menudo se quejan en consulta de que “No soy constante”, “Suelo estar fatigada”, “Me siento a merced de mis estados emocionales”.

Ciertamente es así, cuando restan importancia al cuerpo y a los hábitos de autocuidado que tanto bien les hacen.

Si llegas saturada a casa para comer, y no tienes nada en la nevera ¿qué haces? Probablemente comer algo rápido y poco saludable, algo que te reconforte pero que no te nutra.

Esto aumenta la saturación de tu cuerpo (digerirlo consume recursos energéticos y genera tóxicos) y hará mucho más difícil que tu ánimo mejore y que puedas enfocar tu mente hacia pensamientos más positivos.

Es frecuente que las PAS tengan patrones de sueño, alimentación y ejercicio físico caóticos y desordenados. Esto influye en su salud física, relacional y profesional.

Chica con comida rápida

La hiperactivación del sistema nervioso genera altas dosis de adrenalina ante estímulos que sobresaltan a las personas PAS sin ser potencialmente peligrosos.

Un claxon, una noticia desagradable, música estridente en un concierto…el cuerpo reacciona como lo haría ante el león que te persigue por la jungla, ya que activa los sistemas de lucha-huida con el consiguiente gasto energético.

También se ven muy afectados por substancias excitantes, aunque normalmente la desconexión del cuerpo es tal, que no le dan importancia y no asocian las sensaciones al consumo de dichas substancias.

Si te tomas un café un poco cargado y tienes que tumbarte porque estas hiperactivada como si fuera un speed…ojito ahí. Y ya no te digo nada con las drogas estimulantes.

En su libro › El don de la sensibilidad” la doctora Aaron dedica un capítulo completo a la relación de las PAS con l@s médic@s.

Muchas veces no se sienten ni entendidas ni atendidas, ya que la multitud de manifestaciones físicas de su sensibilidad son difusas y poco manejables por l@s facultativ@s que desconocen el rasgo (que son la gran mayoría).

Esto fomenta sus ideas de fragilidad, aumenta la rumiación, la minusvaloración…y de vuelta a la pescadilla que se muerde la cola.

Doctora investigando
TIPS PARA EL CUERPO DE LAS PAS

Aunque te los estoy explicando por separado para que te sea más fácil, es importante que sepas que cuerpo, mente y emociones están totalmente conectados y responden al mismo sustrato.

Los mismos procesos químicos y fisiológicos que te hacen saturarte mentalmente, influyen en tu estado de ánimo y alteran el cuerpo. Todo está interconectado.

Por suerte, una mejora en alguno de los factores también beneficia a los otros.

Prueba por empezar con el cuerpo. Es mucho más tangible e inmediato, comparado con la subjetividad y ritmos de la mente y las emociones.

Si eres PAS, quítate la idea de la cabeza de que tu cuerpo va en tu contra. Tu cuerpo siempre juega a tu favor. Incluso cuando se enferma busca el equilibrio que te permita sobrevivir.

Favorecer un entorno donde el cuerpo pueda realizar su trabajo y afinar la comunicación con él puede generar unos cambios espectaculares en tu vida que también vas a notar en tus pensamientos y emociones.

  • Dormir reparadoramente es fundamental, no racanees en horas, descansa las que necesites.

Es el modo en el que tu organismo se reinicia. Entrena hábitos de higiene del sueño si se te hace difícil conciliarlo.

  • Presta atención a las señales de activación nerviosa que va mandando tu cuerpo.

Así podrás darle espacio al reposo y desconexión antes de que llegue el colapso.

Ejemplo: si sabes que aprietas la mandíbula según te vas tensando, pero no te das cuenta hasta que te sube a jaqueca, acostúmbrate a chequear tu mandíbula cada poquito. Si la notas contraída podrás relajarla, estirar el cuello, los hombros…y probablemente te ahorres ese dolor de cabeza, además de ganar confianza y responsabilidad en ti misma.

  • Si tu nivel de activación nervioso es tal que solo te apetece meterte en cama, con todo apagado, hasta recuperarte, no dudes en hacerlo.

Probablemente sea el mejor antídoto llegado ese punto.

Como cuando a alguien le da un bajón de tensión. Si hay que parar el mundo, tumbarse donde sea y poner las piernas en alto, se hace ¿no? Pues lo mismo para ti cuando sientas ese gran malestar de la sobre activación.

  • Sé gentil con tu cuerpo, favorece su disfrute.

Ajusta el volumen de la música o el brillo de la pantalla a unos niveles que no te resulten molestos. Escoge tejidos cómodos, productos con olores sutiles y escapa de sabores químicos potentes.

  • Organiza compra, menús semanales, congela tuppers…

Lo que necesites para asegurarte de que, independientemente de tu estado de ánimo, vas a poder nutrirte en condiciones y a cuidar tu cuerpo con un buen combustible.

  • Si acostumbras a fumar, beber o consumir alguna otra substancia que influya en la hiperactivación…

Ten muy presente que la energía que te restan no la puedes invertir en otras cosas que deseas.

  • Medita, respira conscientemente, entrena, invierte en masajes relajantes…

Son herramientas muy potentes que, además de cuidar tu cuerpo, tienen un gran retorno en paz mental y equilibrio emocional.

Mujer meditando frente al mar

6. Alta sensibilidad y relaciones

Con todo lo que sabes ya sobre alta sensibilidad, supongo que entenderás que las relaciones también suponen un reto para las PAS. Y a su vez tienen multitud de beneficios.

Hay que tener en cuenta que las personas altamente sensibles suelen ser introvertidas, es decir, tienen un amplio mundo interior y procesan los estímulos hacia dentro, en soledad e introspección.

Ser introvertido no tiene per se nada de negativo, pero socialmente suele estar mejor vista la extroversión, que es mucho más visible y destaca más.

La introversión se confunde con la timidez y con ser una persona retraída. Esto es un gran error, y genera lastre en multitud de personas introvertidas, que ya bastante tienen con adaptarse a un mundo que suele ir al revés de sus preferencias.

Si quieres profundizar un poquito en la introversión y entenderla mejor en las personas altamente sensibles, mira este vídeo que lo explica genial.

Cómo ser introvertido y vivir en un mundo para extrovertidos, Susan Cain.

VENTAJAS EN LAS RELACIONES DE LAS PAS

Cuánto más se conoce la persona altamente sensible que aprende a potenciar su rasgo, más satisfactorias son sus relaciones.

Grupo de amigas conversando
  • La profundidad con la que procesan el mundo suele dar lugar a mentes interesantes, expandidas, creativas…con las que da gusto estar.
  • Su expresión emocional es rica y auténtica.
  • Destacan en empatía y en la capacidad para conectar con el otro y sus necesidades, incluso anticiparse a ellas.
  • Tienen gran aptitud para los cuidados, para el mimo y los detalles.
  • Prefieren los vínculos duraderos, profundos e íntimos, así que no tienen problema en comprometerse y en fomentar la evolución compartida de la relación (sea del tipo que sea; amistad, amorosa, familiar…)

La experiencia me dice que esa salud relacional no surge de manera espontánea en las personas altamente sensibles. Al contrario, suelen tener bastantes dificultades en las sociedades actuales, (no quiero pensar en las de antaño).

RETOS EN LAS RELACIONES DE LAS PAS

En cuanto al estilo de apego, es habitual en las PAS el apego inseguro, ya sea ansioso, evitativo o desorganizado.

  • Abundan las codependencias emocionales con familiares que las infantilizan por su “fragilidad” o con sus parejas.
  • Se dice que son enamoradizas porque sus emociones intensas las lleva a idealizar el vínculo e implicarse profundamente.
  • Tendencia a meterse en la cueva a evitar las relaciones para no tener que exponerse a estímulos incómodos o a la vergüenza que les supone su intensidad emocional.
  • El miedo a no ser comprendidas, a ser juzgadas o rechazadas fomenta el postureo u ocultar quién realmente son en grupos sociales en los que interaccionan con aparente fluidez.
Mujer saturada entre niños y trabajo
  • Son carne de cañón para personas interesadas y tóxicas, por su alta capacidad de escucha y cuidado.
  • Las personas altamente sensibles con una baja autoestima suelen priorizar y ceder ante las necesidades del otro para ser aceptadas.
  • Empatizan con las injusticias, sintiendo el daño como si fuera propio. Pueden llegar a ponerse en peligro por su apoyo incondicional a activismos o causas.
  • Se resisten a los cambios porque suponen muchos nuevos estímulos que procesar y clasificar a la vez, alimentando el sobre análisis, especialmente en el tema de los afectos.
TIPS PARA LAS RELACIONES DE LAS PAS

Trabajar los aspectos mentales, emocionales y corporales de los que hemos hablado anteriormente, te va a ayudar muchísimo a cultivar tu autoconocimiento, amor propio y autocuidado si eres una persona altamente sensible.

Y esas son las claves para una base saludable a la hora de relacionarte.

Más específicamente te comparto estos tips que sé de buena tinta que ayudan a las personas altamente sensibles a tener relaciones más propias del apartado de “ventajas” que del de “retos”.

  • Sé que disfrutas y descansas enormemente en tu tiempo de soledad.

Eso está genial, simplemente escúchate para diferenciar cuando acudes a esos espacios por disfrute e higiene mental y cuando lo haces porque estás en modo bucle.

No es lo mismo la tendencia a la introspección que la tendencia al aislamiento, la primera puede ser muy beneficiosa y la segunda muy limitante. Aprende a diferenciarlas en ti.

  • Si cada vez que quedas con una persona en concreto sientes que te quedas drenada y agotada…

…que no hubo nada de espacio para ti o que en realidad te interesaba bien poco la conversación, ¡no seas complaciente!

Si esa persona es importante para ti, háblale de como te sientes y establece sanos límites. Si no lo es, plantéate para qué mantienes esa relación y decide si quizás ha llegado el momento de ponerle fin.

  • El minimalismo es tu amigo, también el social.

Si gustas de grupos pequeños y espacios tranquilos ¿porqué forzarte a lo contrario?

  • Quién bien te quiere se preocupa por tu comodidad.

Si no soportas ir al cine porque el volumen está altísimo, o no te gusta nada la cafetería de moda por la intensidad de las luces, comunícalo a las personas con las que van a esos lugares.

Seguro que podéis negociar otro escenario. Anímate a expresarlo, probablemente prefieran tu versión relajada y distendida y no la incómoda e irascible.

  • Es importante que dispongas en tu día a día de un tiempo y un espacio solo para ti.

Dónde puedas desconectar de la sobreestimulación, atenderte y cuidarte.

Esta parte no debería ser negociable, así tengas 4 hijos, trabajes 12 horas o vivas en un apartamento con 5 compañer@s.

De verdad, busca ese espacio en el que procesar el estrés del día, el beneficio será para tod@s.

7. La infancia de las personas altamente sensibles

¿Sabes qué necesitamos para que la alta sensibilidad deje de ser un reto y se convierta en un rasgo como otro cualquiera?

Pues una sociedad en la que la diversidad no solo sea aceptada, si no aplaudida.

Necesitamos grandes cambios en este mundo para que eso llegue.

Mientras tantos, much@s niñ@s altamente sensibles se enfrentan a las mismas dificultades que generaciones anteriores: incomprensión, baja autoestima, aislamiento…

Dos niños pequeñitos jugando

Incluso se les patologiza con etiquetas del espectro autista o TDAH porque “Este niño no es normal”.

Y es que la alta sensibilidad es una característica innata.

Hay estudios con bebés en los que se observan mayor activación en los circuitos neuronales característicos de las personas altamente sensibles.

Bebés que manifiestan conductas de inquietud, demandantes de contacto y que fácilmente se alteran con cambios ambientales y emocionales de sus cuidadores.

Para su sano desarrollo necesitan lo mismo que cualquier otro bebé, que se atienda sus necesidades con afecto y seguridad.

Lo mismo según crecen.

Al igual que para l@s peques con altas capacidades intelectuales, es importante detectar la alta sensibilidad para saber acompañarlos y estimularlos acorde a sus características

Vamos, lo que deberíamos hacer con cualquier niñ@.

Aquí sí que te recomiendo este test, para que puedas hacerte una idea de si alguno de tus alumn@s, hij@s, o peques cercanos a ti es una persona altamente sensible.

De ser así, te propongo algunas recomendaciones básicas:

  • Si cualquier niñ@ es una esponja, más cuando la actividad de sus neuronas espejo es tan elevada. Captan mejor el lenguaje adulto, háblales como tal, respetando su naturaleza inocente.
  • Intenta no mentirles sobre tus estados emocionales, porque te van a oler. Adapta tu explicación a su edad, explícales lo que es la intimidad y cómo a la gente a veces no les gusta que “la lean”.
  • Fomenta su curiosidad, no lo etiquetes como un niñ@ repelente aunque a veces te perturbe su intensidad de análisis y emoción. Habla con sus profes y cuidadores, no tienen porqué saber de qué va el tema.
  • Evita penalizar su drama. Acompáñal@, ofrécele herramientas.

Recuerda sobre todo, que no va a aprender con tu opinión, si no con tu ejemplo.

Para saber más, te recomiendo el libro Niños con alta sensibilidad de Karina Zegers, fundadora de la Asociación de Personas con Alta Sensibilidad de España (APASE).

Si eres una persona altamente sensible y te acabas de enterar leyendo este artículo, probablemente estés un poco abrumada…y comenzando a entender muchas cosas.

Te entiendo de primera mano y puedo acompañarte a procesarlas si lo necesitas.

Mila Moa, solicitud de sesión.

Si ya estabas enterada, tendrás un montón de ejemplos sobre lo que significa para ti ser PAS. ¿Nos compartes alguno en comentarios?

PAS o no PAS, la cuestión es que tod@s somos únic@s y que las diferencias nos nutren y nos hacen crecer…si les dejamos. 

 “Somos lo que somos por un montón de razones. Quizás nunca conozcamos la mayoría de ellas. Pero, aunque no tengamos el poder de elegir de dónde venimos, todavía podemos elegir adónde vamos desde ahí. Todavía podemos hacer cosas. Y podemos intentar sentirnos bien con ellas.”

STEPHEN CHBOSKY

¿Te ha gustado esta publicación?

¡Compártela con quién creas que puede ayudarle!

 

2 Comentarios

  1. Sandra

    Hace algunos meses que me descubrí de que era PAS, y ya investigué mucho en su momento y me ayudó a entenderme, pero con este artículo me he entendido a mi misma muchísimo mejor.
    Ojalá hubiese sabido desde que llegué a este mundo que no soy rara, (sobre todo en la adolescencia) por mucho que tu familia te diga es que eres muy sensible, es que eres especial… es tu familia.
    Está bien leer que hay más personas como yo y que las cosas que siento y como soy tienen una explicación y no deja de ser una personalidad.
    De verdad, ha sido muy enriquecedor leerlo.

    Responder
    • Mila Moa

      ¡Qué bueno Sandra! Justo con esa intención lo escribí, me encanta que lo recibas así y, sobre todo, que experimentes la diferencia de librarte de la etiqueta de “rara”.
      ¡Gracias por tu feedback!❤️

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un primer paso de autocuidado.

Suscríbete a mi boletín.

Comparto información útil y práctica para que apliques en tu día a día.

Mi aportación a que la Psicología sea un derecho en lugar de un lujo.

También te puede interesar…

Mujeres mostrando su apego

Relaciones

Los 4 tipos de apego

Estamos diseñadas para que el apego sea importantísimo en nuestra supervivencia y también en nuestro desarrollo posterior.

Mujeres disfrutando de las relaciones navideñas

Relaciones

Relaciones navideñas

...hablar de las Navidades es hablar de relaciones y compromisos sociales. De la alegría de los que elegimos y nos aportan, contra la desgana de los que nos son sobreimpuestos y nos restan...

2 chicas riendo juntas

Relaciones

Relaciones. Elígete a ti

...no significa que no ames, compartas y cuides de tu gente, si no que priorices tu amor propio y autocuidado para que puedas vincularte desde un espacio más honesto y sano...

Pin It on Pinterest